Diario

«Podemos ser parte de la solución»

Identificando activos para la salud: entrevista realizada por Gisele González Pini a Christian Guisado, Presidente de la Asociación Vecinal El Coto, Gijón.

¿Cuál es la función de la Asociación Vecinal?

Defender tus intereses y reivindicar mejoras del barrio, de la ciudad, para defender tus derechos, tú calidad de vida, la de tu familia y que lo hacemos un grupo de personas solidarias, que dedicamos nuestro tiempo, trabajando voluntariamente, con ilusión, esfuerzo y de manera altruista.

¿Crees que la actividad de la Asociación contribuye a mejorar la salud del barrio? ¿En qué medida?

Siempre buscamos mejoras para el colectivo vecinal, en todos los aspectos, incluido en el de cuidar la salud. Y no sólo hablamos de salud física, sino también mental. Muchas personas solas y que no son dependientes, tienen en la asociación una vía de escape para relacionarse, conocer gente y desarrollar habilidades con los diferentes talleres y proyectos que hay en marcha. Si hablamos de salud física, también nos estamos involucrando mano a mano con el Centro de Salud en diferentes propuestas para acercar y estrechar lazos, que en estos tiempos es complicado, entre médico – paciente.

¿Qué otros organismos, entidades o instalaciones del barrio crees que participan en la mejora de la salud comunitaria?

Hay una gran cantidad de agentes colaborando en diferentes facetas para esa mejora comunitaria: centro Siloé, los servicios sociales, la parroquia con un gran abanico de oportunidades, la asociación vecinal y también, porque es lugar de salud, los parques y zonas de encuentro del barrio, y muchas veces, los bares y cafeterías. Porque vuelvo a recalcar que la salud, es muy amplia y en este caso, “los tratamientos” también son amplios.

¿Crees que el tejido asociativo y las redes que se crean entre las personas y los colectivos contribuyen a mejorar la salud? ¿Por qué?

Sin duda. Son tres años dentro de la asociación vecinal y que la gente del barrio sepa que tiene un lugar donde poder acudir a expresarse, a hablar, a participar, les hacen muchas veces olvidarse de sus problemas. Las asociaciones tenemos que ser puertas abiertas en todo momento, porque sabemos que hay gente que te va a necesitar de una manera u otra. Podemos ser “terapia” sencilla para nosotros y muy gratificante para los demás.

Excursión: Cangas, Covadonga y en el museo etnográfico del Oriente.

¿Cuáles son las necesidades sociales que se perciben desde la Asociación Vecinal El Coto? ¿Consideras que algunas de ellas han empeorado con la pandemia? ¿A que desafíos os enfrentáis en estos tiempos? 

La soledad, la falta de empatía, la falta de cariño, la falta de escucha. Son grandes problemas que ya se venían arrastrando y con la pandemia se han agudizado. Estamos viendo a muchas personas que no se atreven a relacionarse, a salir de casa y continuar con su vida. Les animamos y también lo hacemos vía telefónica para que vean que no están solos. Creo que es muy importante no dejar a nadie atrás. En estos tiempos te encuentras con personas que no saben afrontar el día a día, están perdidas y no saben donde acudir. Seamos solidarios y prestemos atención a las personas de nuestro alrededor que, quizás, puedan necesitar de nosotros de una manera sencilla, pero sentida.

Muy bien, llegados a este punto vamos terminando la entrevista. Muchas gracias por la colaboración. ¿Querrías añadir alguna cosa más?

Recalcar que no debemos dejar a nadie atrás. Ser comunidad. En lo bueno y en lo malo. Apoyarnos y seguir empujando por este carro que se llama vida, que nunca sabes que contenido va a tener, pero que sin duda, si somos un poco más solidarios y conscientes de que alrededor hay personas como nosotros, con ideas, con problemas, con sentimientos… y que podemos ser parte de la solución a ese problema. Seamos empáticos.